Semana 9

Esta semana estuve en el hospital Maternidad en la sala de partos. Esta rotación era muy emociónate para mi porque fue mi oportunidad de ver el final etapa del embarazo y también ver como atienden a los embarazos en los hospitales públicos de Ecuador. Para las personas que están acostumbradas de la manera de atender un embarazo en los EEUU, los costumbres de Ecuador son muy diferentes. Primero, hay una sala de labor común, donde hay entre 15-20 mujeres en cada momento acostadas en camillas pasando por el proceso de labor. La sala estaba muy calorada y habían muchas mujeres en tanta dolor, algunos gritando o llorando y otros tratando de dormir o quedarse tranquilas. No hay opción de medicamentos por el dolor por estas mujeres porque los hospitales públicos no tienen tantos recursos ni dinero para dar los epidurales a las pacientes. Por el calor, los gritos, los olores y el sangre y los líquidos en el piso, la sala de labor parece un tipo de infierno especial. También es importante recordar que no hay nada de privacidad por las pacientes. Hay como 30 doctores, residentes, internos, enfermeras, y estudiantes atendiendo a las pacientes en esta sala pero siempre parece que hay una falta de personal. Los médicos monitorean a las pacientes hasta que están casi listas a empujar fuera el bebe. Cuando el bebe está justamente casi afuera, se llevan a las pacientes a una sala de partos para dar luz al niño. A veces los médicos llevan las pacientes a la sala de partes bastante tarde y no tienen mucho tiempo para preparar por el parto antes que el bebe llega. A veces hay dos mujeres en el mismo sala de partos dando luz al bebe en el mismo tiempo. Después del parto la pediatría toma el bebe a otro lado del hospital para atenderle (muchas veces sin mostrarle a mamá primero) y las madres van a otra sala de pospartos para recuperar.

También hacen legrados en el mismo parte del hospital. Me pareció un poco raro hacer legrados y partos en el mismo parte del hospital. Aunque se los hacen en diferentes salas, las mujeres todavía pueden ver y interactuar con las otras mujeres y me imagino que sería muy difícil emocionalmente. Habían algunas mujeres en la sala de poslegrados llorando y no conozco sus historias pero no puedo imaginar el dolor de perder un embarazo querido y al mismo vez poder oír y ver a otras mujeres dando luz a un bebe.

No quiero decir que la manera de atender embarazos en los EEUU es perfecto, porque no lo es. Pero fue un poco difícil ver como atienden los embarazos en los hospitales públicos acá. Es como una fabrica de bebes. Esta manera de dar luz no fomenta el lazo entre madre y niño y crea una experiencia demasiado medicinal y alienado para la madre. Si la madre tiene una experiencia mala en la sala de partos puede perder su confianza en el sistema medical y también puede tener consecuencias más duraderos, como la depresión posparto. Es importante respectar la naturaleza del proceso del embarazo y hacerlo en una manera que fomenta el lazo entre madre e hijo. Eso son mis quejas sobre lo que vi esta semana en el hospital y no es decir que todos los hospitales son así en Ecuador porque parece que los hospitales privadas son muchos mejores, pero igual quedo un poco emocionalmente perturbado después de esa experiencia.        

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s